Gran Solución en una Funeraria

Una señora va la funeraria ya que van a enterrar a su marido, cuando ve al difunto estaba vestido con un traje negro.  Llorando le dice al de la funeraria “el último deseo de mi marido fue que lo enterraran con un traje azul”,  el de la funeraria le dice que la costumbre es enterrarlos con traje negro, pero igual que va a ver qué se puede hacer.

Al día siguiente llega la señora se da cuenta que su marido ya trae un traje azul, ya más tranquila le pregunta al de la funeraria cómo lo había hecho, a lo que contesta, “ayer llegó otro cadáver, vestido de traje azul, más o menos de la misma talla de su difunto esposo. Lo  demás fue muy sencillo, simplemente cambiamos las cabezas.”