Niña Psíquica

Un padre terminó de leerle un cuento a su hija. Luego la acostó en su cama y se despidió de ella: “No olvides tus oraciones”, le recordó. Su hija cerró los ojos y dijo: “Que Dios bendiga a mi mami, a mi papi y que cuide a mi abuelito…”.

El padre estaba confundido y preguntó: “¿Por qué pediste que cuidara a tu abuelito?”.

Su hija respondió: “Porque muy pronto irá al cielo”.

Al dia siguiente, la familia recibió Ia noticia de que el abuelo habia muerto la noche anterior mientras dormia. El padre de la niña no lo podía creer. ¿Podía realmente su hija predecir el futuro?

La noche siguiente, esperó en Ia puerta del dormitorio a que su hija dijera sus oraciones.

“Dios, bendice a mi mami. Dios, bendice a mi papi y cuida a mi abuelita…”, dijo la pequeña.

Al día siguiente, se enteraron de que Ia abuela habia muerto repentinamente. El padre de la niña sabía que no podía ser una coincidencia, así que a partir de entonces, se aseguró de escuchar Ias oraciones de su hija todas las noches.

Algunas semanas después, la escuchó decir: “Dios, bendice a mi mami y cuida a mi papi…”.

Esa noche, el padre estaba tan preocupado por su muerte inminente que no pudo dormir. Estaba agotado y demacrado cuando se marchó al trabajo y se pasó todo el día frente a su escritorio esperando con angustia su terrible final. Pero Ias horas pasaron y el señor no se moría. Finalmente, llegó la hora de regresar a casa, asi que condujo con el mayor cuidado posible y se sorprendió mucho al regresar a casa sano y salvo. Cuando entró, vio a su esposa sentada en el salón con una expresión de angustia.

“¿Qué pasó?”, preguntó enseguida.

“No Io vas a creer -respondió elIa-. Pasé algo terrible hoy en el trabajo”.

“Yo también tuve un día muy duro -dijo él-, pero ¡cuéntame qué sucediól”.

“Estábamos en una reunión y todo marchaba en orden. ¡De repente, llegó el mensajero, se oprimió el pecho y murió de un infarto justo frente a nosotros!”.