Por  lo del Sismo no sabía si era momento de hace comedia. Pero los empresarios insistieron… y donaron todo a los damnificados. Gran combinación de humor y realidad. Gracias Franco