Había este borracho que decía en la taberna -la vida es una barca la vida es una barca- alguien se le acercó y le dijo:

-Que bello pensamiento, disculpe ¿cómo se llama?- a lo que el borracho respondió me llamo Calderón de la Mierda